AYNA

vista general 3

La internacionalmente conocida como “La Suiza Manchega”, es reflejo de su orografía montañosa que se asoma desde lo alto de un balcón natural sobre el bello río Mundo.

Su bien cuidada huerta y sus sorprendentes rincones han convertido a Ayna en un centro turístico de obligada visita. Su sabor antiguo y las comodidades modernas se unen en este municipio con perfecta armonía.

Ayna es un pueblo de gran belleza natural. Sus aguas, sus huertas y sus paisajes sorprenden al turista y le hacen sentirse y disfrutar del medio natural de forma extraordinaria.

Las población de Ayna se encuentra a 58 Km. de Albacete y limita con:

  • Norte: Alcadozo y Peñascosa.
  • Sur: Elche de la Sierra y Molinicos.
  • Este: Lietor.
  • Oeste: Bogarra.

Arte e Historia

La Cueva del Niño, localizada al margen opuesto del Río Mundo, es testimonio del antiguo poblamiento de lo que hoy conocemos como Ayna. Las Pinturas Rupestres que adornan sus paredes han sido fechadas por los expertos entre 100 y 150 siglos antes de nuestra era, lo que sitúa a esta prehistórica población el periodo Paleolítico Superior. Las diversas excavaciones han demostrado la existencia de pobladores durante la época del Neolítico. Así lo demuestran los restos de cerámica encontrados relacionados con este periodo.

cueva del niño

En la Época Árabe y Reconquista Cristiana Ayna sufrió por ambos lados, ya que se encontraban en la frontera de ambos Reinos. El antiguo punto defensivo del Castillo de la Yedra (del que se puede apreciar muy poco) fue un importante frente defensivo frente a los Musulmanes de Granada y Baza donde hay escritos de estos grandes defensores.

Durante muchos años Ayna perteneció a Alcaraz y la Encomienda Santiaguista de Socovos con límites a Liétor.

Ya en el año 1565, Felipe II le otorgó el privilegio de Villa, donde Ayna se separó de la toda poderosa ciudad de Alcaraz y se convirtió en villa soberana. De dicho privilegio se conserva original en el Ayuntamiento de Ayna con fecha del 22 de Septiembre de 1565.

1_paisajeurbano

Ayna es un pueblo pequeño enclavado en la garganta del Río Mundo, con uno de los paisajes más sugestivos de toda la provincia. Todo ello se puede observar desde el Mirador del Diablo. Sus calles en general, son todas estrechas de claro sabor Morisco desde donde podemos observar el Río Mundo que baña sus pies como largos ventanales.

Sus callejuelas con escalones amplios, poca alzada, con curvas y recovecos que sorprenden a quien, con mirada fija y atenta, se adentra por ellas.

La Iglesia Parroquial Nuestra Señora de lo Alto ubicada en la zona conocida como el Postigo, es la que actualmente cumple las funciones de Templo principal. Cerca de ésta observamos la pequeña Ermita de las Cabrillas y, junto a ella, podemos ver los ventanales de las casas vestidas de geranios de distintos colores.

1_smariaalto

Al final de la calle principal se llega a la Plaza del Ayuntamiento, Plaza Mayor de Ayna, con su fuente de dos caños en cuyo frontón han representado las Pinturas Rupestres de la Cueva del Niño.

Para orgullo de los habitantes Ayniegos y conocimiento del visitante, la fachada del Ayuntamiento se muestra una solemne placa que informa que Ayna fue galardonada con el primer premio de Embellecimiento de Pueblos en el año 1954.

En la calle Mayor, número 38, encontramos la Ermita de los Remedios, cuya construcción se remonta al siglo XVI.